El humus es una especie de puré que puede servirse como entrante o como acompañamiento de platos principales. Aunque la receta original se hace con garbanzos, comino, ajo y zumo de limón, existen variedades de la versión clásica muy atractivas y que puedes preparar como entrante o aperitivo en tu restaurante.

Desde Choví Food Service hemos seleccionado cuatro recetas de humus combinando diferentes  legumbres, verduras y hortalizas. Todas incorporan un ingrediente común: un buen aceite de oliva que ayude a intensificar su sabor.

Del humus de garbanzo a las variantes con verdura y fruta: cuatro recetas de humus

Aunque en su origen era una de las comidas con garbanzos más conocidas de la cocina árabe, hoy en día podemos encontrar recetas de humus adaptadas a todos los gustos: de coliflor, de berenjena, de pimientos, de alcachofa, de aguacate, de fresas, de alubias, etc.

Una de las grandes ventajas de este plato es su facilidad. De hecho, si alguna vez te has preguntado cómo hacer humus casero, la respuesta es sencilla: únicamente debes coger los ingredientes y tritularlos hasta conseguir una crema suave que, servida tibia, puedes acompañar con triángulos de maíz o pan tostado, o que puedes untar en fajitas, bocadillos y ensaladas. Su tiempo de preparación también es escaso. Y si a esto añadimos su versatilidad, nos encontramos con que el humus es una idea genial para servir como aperitivo a tus invitados o para dar un punto “exótico” a una cena con tu familia.

A continuación hemos seleccionado cuatro recetas de humus casero muy coloridas y muy sanas. Todas pueden servirse con pimentón y aceite de oliva (al estilo más “tradicional”) y todas pueden acompañarse con frutos secos.

Humus de garbanzos casero: el clásico

 La receta tradicional de humus de garbanzo es sencilla y fácil. Los ingredientes que necesitas para prepararlo son:

  • 500 gr. garbanzos cocidos (al natural o en bote)
  • Aceite de oliva (también puede ser de sésamo)
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de limón
  • Comino
  • Pimentón dulce
  • Sal

Si optas por utilizar garbanzos secos, es mejor que sean gordos y rugosos. También te recomendamos que el ajo esté bien picado. Respecto a las especias, además del comino, es posible añadir otras al gusto. Y para darle la textura perfecta, a la hora de triturar el garbanzo ponle un poco de agua de su propia cocción.

Humus de berenjena: la opción más saludable

El humus de berenjena es rico en proteínas y fibra y con muy pocas calorías. También aporta potasio y hierro, por lo que es una de las recetas de humus más saludable, energética y saciante. Está recomendada para evitar “los picoteos” fuera de horas y para personas que están a dieta.

A continuación enumeramos los ingredientes y algunos consejos sobre cómo hacer humus de berenjena casero. Necesitarás:

  • 1 berenjena grande.
  • 400 gr. de garbanzos cocidos.
  • 2 cucharadas de zumo de limón.
  • 3 dientes de ajo picados.
  • 125 ml. de agua.
  • Aceite de oliva .
  • Sal y pimienta.

Te recomendamos que ases previamente la berenjena, al horno y con una chorreadita de aceite, durante 40 minutos. También que añadas los garbanzos en dos “turnos” para que la mezcla quede homogénea. Por último, sirve este humus con un poco de perejil picado o con unos piñones.

Humus casero de remolacha: ¡dipea a todo color!

Si te decides a preparar esta receta probarás un humus diferente y colorido que no dejará indiferente a nadie.

Los ingredientes son los mismos que los que utilizas para hacer cualquier otro humus casero, aunque rebajando la proporción de garbanzos y añadiendo remolacha cocida (alrededor de 180 gr.). El resto de ingredientes son:

  • 300 gr. garbanzos cocidos (al natural o en bote)
  • Aceite de oliva.
  • 3 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • Comino
  • Pimentón dulce
  • Sal

En este caso, puedes usar tu humus de remolacha en bocadillos, untado en pan de pita o servido con crudités (hortalizas crudas), que es la opción que te recomendamos desde Choví Food Service. Y para completar la presentación, añade al humus unas semillas de sésamo.

Humus de coliflor: el toque más personal

Si te ha parecido fácil cómo hacer humus de garbanzos, también te lo parecerá esta variante con coliflor. Únicamente debes sustituir por esta verdura que puedes asar, freír a la plancha o cocinar al vapor antes de triturar. También puedes optar por utilizar para la base la mitad de garbanzos y la mitad de coliflor (250 gr. de garbanzo cocido/250 gr. de coliflor hervida).

Te en cuenta que aunque se trata de una hortaliza que despide un fuerte olor, su sabor es mucho más suave y delicado. De las cuatro recetas de humus de este post, ésta es sin duda la más “personal”. Y si todavía quieres darle un toque más diferenciador, añádele una cucharadita de curry.

Esperamos que nuestras recetas de humus te parezcan interesantes. Otras variantes de esta elaboración son humus de aguacate, de calabaza asada, de alubias blancas, de pimiento, de zanahoria, de aceitunas “kalamata” o de tofu.