La cocina mediterránea es, sin duda, una de las más extendidas por todo el mundo. Sus peculiares platos elaborados con los ingredientes que se consiguen gracias al clima mediterráneo componen una cocina rica, saludable y con numerosas propiedades.

Historia de la cocina mediterránea

La cocina mediterránea tiene sus orígenes en la cuenca del Mediterráneo, lugar considerado como la cuna de la civilización, ya que en el interior de sus fronteras se desarrolló gran parte de la historia del mundo antiguo. La cuenca del Mediterráneo ha sido cuna de multitud de civilizaciones y culturas, y la cocina mediterránea es uno de los mayores logros. El mar Mediterráneo se convirtió en un acceso de paso que facilitó la mercancía de alimentos de diversas culturas, así como la forma de cultivarlos, cocinarlos y elaborarlos.

Esta cuenca abarca aquellos territorios cuyas aguas vierten al mar Mediterráneo, es decir, el norte de África, el sur de Europa y la zona más occidental de Asia. Por eso es fácil imaginar que confluyeron numerosos alimentos por todos estos territorios, lo que propició una cocina multicultural y rica en su variedad.

Características de la cocina mediterránea

Si hay algo que distingue la cocina mediterránea del resto son sus ingredientes. Desde hace siglos se vienen utilizando los mismos ingredientes, que no han hecho otra cosa que extenderse y aumentar su producción, ya que es lo que más caracteriza a esta cocina occidental.

Aceite de oliva. Los olivos llevan cultivándose por toda Europa desde hace miles de años. Estos árboles proporcionan el aceite de oliva y también su fruto, comestible gracias a la fermentación y su cuidado. La gran mayoría se utiliza para producir el aceite, ingrediente principal de la cocina mediterránea.

Verduras. Uno de los ingredientes más utilizados en la gastronomía mediterránea es la verdura, como las alcachofas, el puerro, el brócoli, los ajos o la cebolla, por ejemplo.

Frutas. El clima mediterráneo favorece, con diferencia, la producción de cítricos: limones, naranjas, mandarinas, etc. También son características las sandías, los melones y las uvas.

Carnes. La ganadería mediterránea está centrada en el cordero y el cerdo (especialmente en España actual), proporcionando embutidos de todas las clases. Las aves de corral también son carnes características de la cocina mediterránea, y algunas carnes de caza menor como la liebre y el conejo.

Pescados y mariscos. Gracias al mar Mediterráneo, la variedad de pescados y mariscos de la dieta mediterránea es muy amplia. Entre los mariscos se encuentran cigalas, ostras, almejas, bogavante, langosta, mejillonespercebes y navajas; por su parte, algunos pescados más comunes son la dorada, anchoas, lenguado, lubina, sardinas, entre otros.

Cereales. La harina de trigo, especialmente, tiene muchos usos en la gastronomía mediterránea, principalmente el pan y, por supuesto, la pasta (conocida mundialmente gracias a Italia y su gran variedad de tipos de pasta y elaboraciones).

Especias y condimentos. La cocina mediterránea es rica en sabor gracias al uso de las especias, influenciada principalmente por el norte de África (Marruecos). Las más utilizadas son el orégano, romero, tomillo, pimienta, hierbabuena, etc. Otro de los condimentos más utilizados en la cocina mediterránea es el vinagre, que se utiliza como aliño en la ensalada y para condimentar platos de pescado.

Recetas de la cocina mediterránea

Receta de bruschettas italianas

Las bruschettas italianas se componen de pan tostado, acompañado de trozos de tomate adobado con aceite de oliva y especias, todo en su punto justo de horneado.

Ingredientes

  • Rebanadas de pan (8 unidades)
  • Tomates (4 unidades)
  • Cebolla roja (1 unidad)
  • Ajo (1 diente)
  • Vinagre de vino blanco
  • Albahaca
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Queso –opcional- (mozzarella, parmesano, etc.)

Elaboración

  1. Cortar en dados pequeños el tomate y la cebolla roja, y poner a marinar junto con el vinagre de vino y unas cuantas hojas de albahaca picada.
  2. Tostar las rebanadas de pan. Después, untar el ajo sobre el pan ya tostado.
  3. Colocar en un plato añadiendo encima los trocitos de tomate y cebolla.
  4. Añadir un poco de aceite de oliva en cada una de las bruschettas de pan, y una pizca de sal a gusto.
  5. Agregar un poco de queso por encima.

Receta de Mutabal (crema de berenjenas)

Esta crema de berenjenas es una receta que se suele servir de entrante y se consume principalmente en la zona del levante del Mundo Árabe. En algunos países como Siria o Palestina se conoce también como Baba Ghannouj.

Ingredientes

  • Berenjenas grandes (2 unidades)
  • Ajo (3 dientes)
  • Limón (2 unidades)
  • Tahini (ajonjolí)
  • Yogur natural
  • Sal
  • Perejil fresco

Elaboración

  1. Asar las berenjenas con la piel, dejando que se chamusque. Se pueden asar en una sartén, barbacoa o al horno.
  2. Abrir la berenjena asada por la mitad, separando con una cuchara la carne de la berenjena.
  3. Aplastar la carne de las berenjenas asadas en un bol o recipiente amplio con un tenedor para mantener la textura adecuada.
  4. Añadir cuatro cucharadas de Tahini, dos cucharadas de yogur, el zumo de los dos limones, el ajo machacado y la sal. Mezclar hasta que se mezclen bien todos los ingredientes y quede una crema espesa.
  5. Extender en una fuente o plato para servir. Agregar 2 cucharadas de aceite de oliva. Se puede adornar con el perejil fresco picado.

Receta de Moussaka

Ingredientes

  • Berenjena (1 unidad)
  • Patatas (2 unidades)
  • Cebolla (1 unidad)
  • Zapallito (1 unidad)
  • Ajo (1 diente)
  • Tomates picados (1 lata)
  • Lentejas cocidas (1 bote)
  • Queso feta (1 taza)
  • Queso parmesano rallado
  • Orégano
  • Huevo (1 unidad)
  • Mantequilla
  • Harina
  • Nuez moscada
  • Leche

Elaboración

  1. Cortar en rodajas las berenjenas, la cebolla, el zapallito y las patatas. Picar el diente de ajo. Espolvorear las rodajas de berenjena con sal para retirar el amargor. Dejar media hora reposar y enjuagar para retirar la sal.
  2. Precalentar el horno a 190 °C.
  3. Dorar las berenjenas y el zapallito en una sartén grande. Sacar de la sartén, y repetir el proceso con las patatas. Retirar de la sartén y saltear el ajo y la cebolla hasta que se doren. Añadir una cucharada vinagre, los tomates, las lentejas escurridas, la mitad del jugo de lentejas y un espolvoreo de orégano. Tapar y cocinar a fuego medio-bajo, durante unos 15 minutos aproximadamente.
  4. Colocar en una fuente una capa de la berenjena cocida, zapallito, patatas, cebolla y queso feta desmenuzado. Verter un poco de la mezcla del tomate y lentejas sobre todas las verduras en rodajas. Añadir otra capa de verduras, luego la salsa. La última capa deberá ser la de verduras.
  5. Hornear durante unos 25 minutos.
  6. Mezclar dos cucharadas de mantequilla, dos cucharadas de harina y ¼ de una taza de leche. Poner a calentar en una sartén hasta que hierva, mientras se bate. Cuando la mezcla sea espesa, añadir un pequeños espolvoreo de nuez moscada. Retirar del fuego y dejar se repose 5 minutos. Después agregar el huevo batido.
  7. Retirar del horno la moussaka y verter la salsa. Cubrir con queso parmesano y continuar horneando durante otros 30 minutos.

En Choví Food Service queremos ayudarte con tu negocio, si quieres seguir más consejos visita nuestro blog o síguenos en redes sociales¡Te esperamos!