Cuando se trata de organizar una comida con la familia o los amigos, si hay niños en el grupo, además de ponerse de acuerdo para concretar una fecha, hay que encontrar un sitio adecuado para ellos. Tiene que ser un sitio donde niños y mayores puedan disfrutar de la comida y, además donde los niños no se aburran y estén entretenidos, que los adultos puedan disfrutar de una buena conversación y que la relación calidad-precio sea adecuada.

 

Beneficios de tener parques para niños pequeños

Contar con un parque infantil en un restaurante, bar o cafetería hará que los clientes pasen más tiempo en el local, gracias a la comodidad y la tranquilidad que la zona infantil les brinda. Esto hará que los clientes consuman más, vuelvan en otras ocasiones y lo recomienden a otros potenciales clientes. Cuando un cliente disfruta de su experiencia en un local de hostelería, sin duda suele volver, convertirse en un cliente asiduo y recomendarlo a otras personas, ya sean amigos, conocidos o familiares, en especial si estos también tienen hijos.

Si un restaurante ofrece un parque para niños mantendrá el espacio del local mucho más aseado, sus empleados trabajarán más relajados y, por encima de todo, los niños se sentirán contentos y felices. Además, los parques para niños no requieren de empleados extra, y los beneficios son mayores. Disponer de un parque infantil en un restaurante es un gran reclamo comercial para clientes con hijos.

A parte de que haya entretenimientos para los niños, también contribuye a que no haya desastres ni molestias para los demás comensales. El resto de clientes sin hijos, también podrá disfrutar de los servicios que ofrece el restaurante sin ser molestados, lo que hará que también ellos permanezcan más tiempo y estén más dispuestos a consumir un extra, ya sea una bebida o copa, un café o un postre.

Cómo hacer parques divertidos para niños

La mejor solución para conseguir que adultos y niños disfruten de un buen ambiente en un restaurante es disponer de una zona de ocio infantil donde los pequeños puedan jugar y estar entretenidos, mientras los mayores pasan un rato agradable disfrutando de todos los servicios que ofrece el restaurante.

Instalar parques infantiles o zonas para niños en los restaurantes tiene dos objetivos: mantener a los niños entretenidos y aumentar los beneficios. Para que un parque infantil resulte divertido a un niño ha de ser variado y tener todo tipo de estímulos: columpios, toboganes, parque de bolas, balancines, etc.

Las opciones para crear un parque infantil divertido para los niños son diversas. Desde pequeños rocódromos que suben a una caseta y acaban con un tobogán, balancines individuales y grupales, pequeñas mesas infantiles, canastas de baloncesto, mesas de ping pong, e incluso, existen mesas con juegos de mesa grabados, como el ajedrez, la oca o el parchís.

Dependerá de la clientela que acostumbre a frecuentar el restaurante, o el tipo de clientela que se pretenda atraer: si el parque resulta muy infantil, las edades de los niños variará poco; mientras que un parque que englobe a niños entre tres y diez años el target comercial será mucho mayor.

 Chovifoodservice-nuevosdiseñosbotes-860x100

Los mejores parques para niños

Cada vez es más frecuente encontrar diversos restaurantes con parques infantiles, pues en España, gracias al clima, las terrazas son un gran reclamo para los clientes. Ya sean en exterior o en interior, un parque infantil supone un entretenimiento sin igual para los niños, a la vez que afianza más a la clientela.

Cuando llega la primavera y el verano, nada apetece más que salir a tomar algo o a cenar en una terraza huyendo del calor. Un parque infantil al aire libre aportará un valor diferencial a sus instalaciones, aumentando en gran medida el número medio de clientes.

En España no existe una normativa específica que regule este tipo de instalaciones, a excepción de dos comunidades autónomas: Galicia y Andalucía. Ambas cuentan con sus propios Decretos que regulan las medidas de seguridad de los parques infantiles que se instalan en estos territorios.

Es por eso que las normas europeas UNE-EN 1176 y UNE-EN1177 constituyen también la normativa de seguridad para parques infantiles en España. Estas incluyen las medidas de seguridad requeridas para la fabricación, instalación, inspección y mantenimiento de estas zonas de juego infantiles.

Los mejores parques para niños se encuentran hoy día por todo el territorio español, ya que es un sector en auge. Gracias al clima del que goza España, no es raro encontrar restaurantes con parques para niños cerca de las terrazas.

Y para aquellas zonas de España en las que el clima no acompaña tan a menudo, los parques infantiles interiores también gozan de una gran aceptación por parte de los clientes. Locales con gran espacio reservan parte de su restaurante para dedicarlo a una zona de ocio y disfrute de los niños, asegurándose los mismos beneficios que si el parque estuviera en el exterior.