Salmorejo, gazpacho casero “andaluz”, cremas frías de verduras… seguro que tienes muchas recetas de sopas frías perfectas para iniciar un menú estival. En Choví Food Service hemos recopilado algunas de las más populares y otras con un toque divertido y original. Nuestro objetivo es refrescar tu carta y adaptarla a los calores veraniegos.

Salmorejo, gazpacho y ajoblanco: recetas de sopas frías de siempre

Dentro de las comidas de verano “de las de toda la vida”, el salmorejo, el gazpacho andaluz y el ajoblanco tienen un papel destacado. Se trata de elaboraciones realizadas con verduras de temporada,  refrescantes y fáciles de hacer y conservarse. En definitiva: son tres entrantes perfectos para abrir un menú de verano en tu restaurante. La diferencia entre las elaboraciones está en su textura, en su color y en sus ingredientes.

  • La receta de gazpacho andaluztradicional” es una de las recetas de sopas frías más conocidas. Su base son los tomates naturales y verduras como el pepino o el pimiento. Como norma general se le añade ajo y agua, lo que hace que de las tres elaboraciones ésta sea la más “líquida”.
  • El salmorejo, por su parte, se prepara con tomate y pan, así que tiene una textura es algo más espesa. Esta es una de las cremas frías más populares de Andalucía, siendo especialmente conocido el salmorejo cordobés, servido con huevo duro, jamón y un buen aceite de oliva.
  • Y por último, si de sopas frías para abrir un menú de verano hablamos, no podemos olvidarnos sel ajoblanco. Como su nombre indica, tiene un color mucho más “pálido” que las dos recetas anteriores. Y es que para preparar esta crema fría no se utilizan tomates sino almendras. El resultado es una elaboración más consistente cuyos ingredientes son, además de las almendras,  pan, aceite, ajo, vinagre y sal.

3 recetas de sopas frías para sorprender a tus comensales

Está claro que utilizar sabores reconocibles siempre puede agradar a tus clientes. Por eso, añadir un salmorejo o un gazpacho casero siempre es apuesta segura para empezar un menú.

Sin embargo, si las sopas y cremas frías destacan por algo es por su versatilidad. De ahí que tengamos muchas variantes de las elaboraciones tradicionales con las que podemos apuntarnos un tanto ganador en nuestro restaurante.

A continuación os presentamos tres sopas frías con sus ingredientes y una propuesta de acompañamiento. Con ellas, abrir tus menús de verano con éxito está garantizado.

Crema fría de espárragos trigueros y calabacín con nueces

Los ingredientes que necesitamos para preparar esta crema, que podemos servir fría o templada, son espárragos trigueros, cebolla, sal, calabacín, caldo de pollo, pimienta y nuez moscada. Aunque podemos elaborarla también en la Thermomix, los pasos para preparar la crema casera son:

  • Pochamos la cebolla en una sartén junto con los espárragos trigueros y el calabacín.
  • Pasados unos minutos, añadimos el caldo de pollo, la pimienta y la nuez moscada, y lo dejamos en el fuego durante 15 minutos.
  • Pasado este tiempo, trituramos con la batidora y colamos para eliminar las fibras del espárrago.
  • Dejamos reposar y enfriar.

Puedes servir esta crema fría con unas puntas de espárrago y con nuez picada por encima.

Sopa de tomate, parmesano, albahaca y gambas

El tomate es un ingrediente agradecido en todas las sopas frías. En este caso, os proponemos combinarlo con dos sabores con los que combina de forma natural: el queso parmesano y la albahaca. Las gambas, en este caso, sirven para completar este fantástico entrante.

Los ingredientes para esta receta son tomates maduros (o una base de tomates triturados preparada), cebolla tierna, apio, parmesano, piñones, albahaca, colas de gambas, azúcar, sal y aceite de oliva.
El primer paso para preparar esta sopa fría es hacer una especie de pesto (pero mucho más líquido) con la albahaca, los piñones y el aceite de oliva. Después, debes triturar el tomate junto con la cebolla y el apio, añadiendo azúcar/sal para quitar la acidez (al gusto). Si utilizas una base, añade a ésta la cebolla y el ajo y tritúralo todo junto. Por último, ralla el parmesano.

Sirve la sopa de tomate cebolla y apio, añade el “pesto” y ponle un poco de parmesano por encima. Termina coronando el plato con las colas de gambas.

Vichyssoise “a la pera”

La vichyssoise es otra de las sopas frías más conocidas  del mundo y es una apuesta segura para comenzar un menú veraniego. De hecho, se trata de una elaboración que se añadir tanto a una comida como una cena porque es muy suave e ideal para abrir el apetito.

En este caso, a la tradicional vichyssoise se le añade un toque de pera que aumentará su frescor. Los ingredientes, por lo tanto, serán patata, puerro, nata líquida, caldo de ave, sal, pimienta y peras en almíbar.

Primero, limpiamos los puerros y los troceamos. Hacemos lo mismo con la patata y rehogamos en una olla ambas verduras con aceite de oliva. Después, añadimos el caldo y dejamos cocer durante 20-25 minutos hasta que los ingredientes estén blandos. Llegado este punto, los trituramos y añadimos las peras (escurridas) para volver a triturar después. Para acabar, salpimentamos y añadimos nata hasta conseguir la textura deseada.

Puesto que la vichyssoise es una de sopa fría “ligera”, podemos acompañarla con un poco de arroz verde crujiente. Una combinación de colores y texturas perfectas para la vista y para el paladar.

En Choví Food Service queremos ayudarte con tu negocio, si quieres seguir más consejos visita nuestro blog o síguenos en redes sociales¡Te esperamos!